CONCLUSIONES

El público fue citado a las 19h, media hora antes de que diera comienzo la segunda de las propuestas en el marco de la Semana de la Cultura Digital que cada año organiza el Máster en Gestión Cultural de la Universidad Carlos III de Madrid. Queríamos que los asistentes tuvieran la oportunidad de disfrutar de la experiencia que supone deambular por un espacio como es La Neomudéjar y que, desde un primer momento, ha servido como inspiración de nuestra propuesta.

PERFORMANCE EXPANDIDO

Beatriz Sánchez fue la encargada de abrir la primera edición de Cibermujeres en la Neomudéjar. A través de una meta-performance de treinta minutos de curación que tuvo lugar en La Fragua, sala de proyecciones de La Neomudéjar, expuso ante el público el proceso creativo en el que ha estado inmersa desde que Cap i Cua le hiciera esta propuesta. Sánchez tomó como anti´referencia los clichés de las performances convencionales y, por consiguiente, puso en el punto de mira la imagen de la mujer que de estos se desprende. Su idea estaba tan alejada de seguir un esquema que incluso invitó a los asistentes a participar en la toma de decisiones. haciéndolos responsables del rumbo que su intervención debía tomar.  

 DEBATE

Ya en la sala El Generador y durante una hora y media, aproximadamente, nuestras cuatro ponentes debatieron sobre cuestiones que despertaron el interés del público. Carmen Haro, como moderadora, sería la encargada de hacer una introducción y de ir lanzando preguntas para guiar al resto de participantes y a los asistentes a lo largo de los tres bloques que se habían concebido previamente.

Teniendo en cuenta que en la red carecemos de rostro, de nombre formal o identidad fija, en el primer bloque queríamos plantear si es la red un escenario ideal para la deconstrucción del género. ¿Cómo se construye lo femenino en la red? ¿Qué es ser mujer en el entorno virtual?

En el segundo bloque, cuestionaríamos si es Internet un lugar en el que podemos encontrar reflejos de la cultura y la sociedad patriarcal, cuáles son sus manifestaciones y, si es así, cuáles son los mecanismos para la opresión de la mujer.

Por último, y para cerrar el debate, se pondrían sobre la mesa las herramientas con las que cuenta el feminismo para crear nuevas narrativas y significados en la red.

EXPOSICIÓN

Durante el debate ya podía observarse que los más curiosos estaban haciendo uso de las instalaciones de las cinco artistas participantes. La iniciativa de estas personas llevó al resto, una vez finalizada la mesa  redonda, a hacer lo mismo. La posibilidad de que los invitados pudiesen formular preguntas a las artistas acerca de sus instalaciones fue concebida como uno de nuestros principales objetivos desde un primer momento. Era nuestro propósito que la inauguración de la exposición estuviese marcada por un ambiente coloquial e informal, en el que el público y las artistas estuviesen en un mismo plano y pudiesen compartir opiniones, debatir y reflexionar. Tanto fue así que tres de ellas estaban en la sala junto a sus instalaciones, de manera que los asistentes pudieron escuchar, sin intermediarios, la historia que hay detrás de cada obra y resolver todas sus posibles dudas al respecto.

Cada pieza tiene una duración diferente, pero todas se reproducen en bucle, por lo que el recorrido completo puede alcanzar aproximadamente las dos horas. Además una de ellas, la de Rocío Montaño, es interactiva y genera en cada visitante una experiencia diferente.

La exposición permanecerá en La Neomudéjar hasta el próximo domingo 22 de abril